#ViolenceisViolence

· Pablo ·

Este post se publicó originalmente en otro blog que ya no existe y lo publico aquí para que siga estando disponible. No he revisado el contenido y es posible que no esté de acuerdo parcial o totalmente con el mismo.

Hace una semana, la Iniciativa Mankind, publicó este vídeo. El vídeo se ha extendido viralmente y tiene más de 5 millones de visitas. A raíz de una serie de conversacionesen Twitter me pareció interesante recopilar las razones por las que la campaña probablemente sea un montaje, y por qué la estadística que aparece al final del video también es engañosa.

En primer lugar, es muy difícil que se haya podido grabar con cámaras ocultas en la zona del vídeo. Además, la zona es concurrida y los actores aparecen con la misma ropa, en el mismo lugar, lo cual ya resulta algo sospechoso.

Pero lo importante no es esto. Lo importante es que esta situación es muy improbable. Hay un efecto sociopsicológico llamado ‘difusión de la responsabilidad’, observado en estudios como los de Darley - Latané (que mencionó @Aphrabh) por el cual es muy improbable que las mujeres que aparecen en el vídeo salieran a defender a la chica, dado el alto número de personas que había presentes. Así que la situación parece algo inverosímil.

El vídeo pretende justificar la lucha contra la violencia doméstica, y, en palabras de la organización, “Eliminar la política de género de la cuestión del abuso doméstico y asegurar que tanto los hombres como las mujeres víctimas sean tratados por igual” (como apuntó @510nm). Para ello, intenta mostrar con una estadística de la Office for National Statistics que no existe mucha diferencia entre la violencia doméstica sufrida por hombres y por mujeres.

Investigando un poco, la fuente de la estadística parece ser esta (Appendix Tables, tabla 4.03). Sin embargo, el abuso doméstico del que habla esta estadística no es el producido de mujeres a hombres, como da a entender el vídeo. En el documento define la violencia doméstica como situaciones de acoso, amenazas etc. ejercidas por “pareja o familia”. Es decir, que aquí se cuenta la violencia de padres a hijos, la violencia en parejas no heterosexuales y, en general, las agresiones recibidas por un familiar, que son un conjunto mucho más amplio al de la violencia mujer-hombre. Además, otras estadísticas (compartidas por @Doszak o estascompartidas por @laguiri), parecen negar lo que afirma el vídeo: la violencia de hombres a mujeres es mucho más frecuente que la inversa.

TL;DR El vídeo es engañoso y pretende apoyarse en estadísticas que no afirman lo que aparece al final de éste. La organización detrás del vídeo parece tener intenciones antifeministas que niegan la discriminación y opresión que sufren las mujeres.